Carlos Muñoz, verdades y recuerdos. Parte I

 
El jugador histórico del Puebla deja en claro los motivos de su salida de la Franja Sub 20
Gustavo Mirón Reyes / @TavoMR4

 

Aún recuerda con una sonrisa su paso como jugador con la playera del Puebla de la Franja y no duda en señalar que regresó al equipo con mucha ilusión. Aunque sabía los problemas de pantalón largo, decidió volver a la escuadra con la que brilló en el futbol mexicano.

Él es Carlos Muñoz Cobo, campeón de goleo camotero en 1996, quien en entrevista exclusiva con Deporte Hoy deja en claro los motivos de su salida del equipo Sub 20 de la Franja, recuerda sus glorias con los camoteros y muestra su visión del futbol actual.

En esta primera parte de la charla con el ex delantero español abordaremos su intempestivo paso por las fuerzas básicas franjiazules, donde el nombre de Fernando Fernández, encargado de los equipos juveniles, y la falta de pagos son parte medular de su salida.

Llega el momento en que revientas

Carlos Muñoz conocía todos los problemas a nivel directivo del Puebla, pero sus ganas de regresar a la institución donde vivió momentos dulces fueron más fuertes. Su objetivo, no lo esconde, era llegar a dirigir al primer equipo.

Pero la falta de tacto de una directiva con poco sentido humano y la manera de actuar de Fernando Fernández hicieron pasar al entrenador días amargos.

“Sí, yo sabía que la afición estaba en contra de la directiva, que el equipo no andaba bien, que no querían a Hugo Fernández, pero yo vivía con la ilusión de volver al futbol mexicano con el Puebla y no se había conseguido la oportunidad y me llaman para la Sub 20 y yo digo que encantado”, comenta.

Muñoz Cobo asevera que su intención era hacer un buen papel en la Sub 20 y luego hacerse cargo del primer equipo, “yo venía a hacer mi trabajo y los problemas externos no me interesaban”.

Pero surgieron problemas que lo comenzaron a afectar: la falta de pago y la intromisión de Fernández en su trabajo.

“Llega el momento en que revientas. Yo siempre en mi vida deportiva he sido muy claro y directo”, sentencia.

El ex estratega camotero coloca a Fernando Fernández como punto medular de su salida y califica el actuar del encargado de los equipos juveniles como poco normal.

“Estaba muy metido en la dirección técnica de la Sub 15, Sub 17 y Sub 20, y yo entiendo que se pueda meter pero en aspectos como resultados y orden del equipo, pero todos los días era una bronca, que quisiera meterse y hablar antes que yo en los vestuarios, que en un partido quisiera mentarle la madre a los árbitros, todas esas cosas yo no las veía muy lógicas”, señala.

Debido a esto, menciona, se comenzaron a dar roses personales, ya que Fernández intentó meterse en sus alineaciones y él no lo permitió, “mi trabajo es mi trabajo y yo muero con mis ideas”.

No vi ningún enfrentamiento con el hijo de Bartolotta

Con esa claridad para revelar las causas de su salida del Puebla, Carlos Muñoz también manifiesta que él jamás vio un enfrentamiento verbal o a los golpes entre Fernando Fernández y Roberto Bartolotta, hijo de Daniel Bartolotta, como se manejó meses atrás.

“Yo lo dije en público, porque yo en esa reunión estaba y él (Fernando Fernández) jamás insultó ni amenazó a Bartolotta”, asegura.

Sin embargo, resalta que él habla de lo que vio y no de lo que haya pasado en otro momento, “si después en su casa, como se hablaba, hay discusiones, eso ya no lo sabía. Yo defiendo la verdad y en ese momento no vi ningún enfrentamiento con Bartolotta”.

“Si Fernando hace algo malo, lo digo. Y si también hace algo bueno, pues lo digo. Lo defendí ante Bartolotta, ante Eric Domínguez, que también hubo otro problema, y lo defendí porque delante de mí él no humillaría a ningún jugador porque yo no lo permitiría”, asevera.

“Lo que haga por fuera ya es cosa de él”, enfatiza.

Fuerzas básicas del Puebla, en pañales

Carlos Muñoz también habla del talento que hay en los equipos juveniles del Puebla y destaca que las fuerzas básicas camoteras apenas comienzan, por lo que faltan muchas cosas que otros equipos tienen y ayudan a generar futbolistas.

“Falta una casa club y cosas que sí pueden tener equipos como América, Chivas y Pachuca. Yo cuando llegué había chavales que podían llegar al primer equipo, pero creo que los que vienen abajo tendrán más posibilidades”, afirma.

Dice que se le debe dar confianza  al jugador, pues no solo es llegar y debutar jugadores, menos con la situación tan apremiante en la que está el Puebla.

“A un chaval no lo puedes meter de golpe y porrazo y darle toda la responsabilidad porque no es fácil. Yo creo que poco a poco, si las cosas se hacen bien, si hay cambios importantes, las fuerzas básicas del Puebla pueden dar buenos resultados”, agrega.